“Busquen a Jesús, no se enreden”: Superior Provincial a Casa de Formación

El Superior Provincial del Minuto de Dios, padre Raúl Téllez Villamil, se reunió el pasado 23 de septiembre con la Casa de Formación Eudista “La Misión”, que, según sus palabras, “es el Corazón de la Provincia”. En un diálogo fraterno, propio de hermanos juntos para la misión, el padre Raúl resaltó dos puntos. 

En primer lugar, destacó los grandes aportes de cada koinonía durante la visita que les hizo en la semana (las koinonías son las ocho casas donde viven los candidatos), comprobando el aprecio que todos los jóvenes le tienen al estilo de formación propio del Minuto de Dios. Ha recordado que el ambiente lo hacen las personas y que es necesario constantemente hacerse las preguntas: ¿A qué he venido? ¿Qué busco? Igualmente citó a san Juan Eudes para resaltar que esta visita a las koinonías se convierte en una “gracia”, en un tiempo de renovación y de revisión de la formación en sus distintas dimensiones. También destacó el aporte de los jóvenes y afirmó, como lo hizo el papa Francisco después de su visita a Colombia: “me han hecho mucho bien”. 

En segundo lugar, el animador de la Provincia se detuvo en el mensaje de la 66 Asamblea General de la Congregación de Jesús y María, llevada a cabo en México y cuyo tema fue “Formar a Jesús”. 

En el documento se resalta la importancia de que cada Eudista se convierta en “receptáculo de la gracia de Dios” e invitó a cada candidato a manifestar en su vida cristiana esta realidad: “vinieron buscando a Jesús, no se enreden”, recordó. 

En este camino que se hace, es necesario tener en el centro a Jesús Resucitado: “El Resucitado contó su historia, mostró sus heridas”, estas son las señales de su cruz, de su historia y pueden ser sanadoras para otros: “mis heridas pueden ser el principio de la sanación del otro. Hay que contar nuestras historias para sanarnos y evitar de esta manera ponernos una máscara”. 
Esta realidad de asumir el camino de Jesús como un camino de cruz y de gloria ayuda a
fortalecer nuestro criterio: “Hay que tener criterio para tener madurez. Los estudios nos permiten, no solo llenarnos de información, sino de formar nuestros propios criterios”, que, en definitiva, van reafirmando nuestra opción vocacional”. 

“Ánimo, fuerza y que Dios les acompañe”, fueron las palabras con las que concluyó el padre Provincial en su visita a “La Misión”.

Comentarios

Entradas populares de este blog